jueves, 29 de junio de 2017

LA POESÍA DE XIUL LAZOPAT

    

     Xiul Lazopat, a quien bien puedo considerar mi “negativo”, mi “otro yo” a la hora de ponerse "él" a escribir, es alguien a quien puedo convocar frente a un espejo y verlo en el límite de lo borroso sin llegar a desestructurar su imagen.
         Su poesía es lógica y es no-racional, para no emplear el término equívoco de irracional.
         Confinado al espejo, Xiul Lazopat, que viene ser “el otro”, podrá parecer el poeta del apartamiento, de la soledad o el de la existencia incumplida, cuando, en realidad, es alguien que buceando en lo desconocido pretende vivir una nueva experiencia poética. Lo que “él” busca es el lenguaje de lo inexpresable y la única norma que acepta es la de la libertad total, la de una poesía sin cánones. 
         Y es en ese ir y venir de imágenes frente al espejo que, para “el otro”, que es el que escribe los poemas, el “Otro él” soy yo. Y como yo soy el que después los termina firmando y da la cara, tengo la sensación de que, en alguna medida, soy alguien que está consumando un plagio. 

jueves, 22 de junio de 2017

ORIGINALIDADES DE GARDEL

Fue nuestro primer cantor nacional.

Entre nuestros cantores populares, fue el primero en adoptar técnicas del bel canto.

Fue el primero en grabar “Mi noche triste”, el primer tango-canción.

Fue quien creó la manera de cantar el tango.

Fue el primer gran melodista que tuvo el tango.

Actuó en los primeros “cortos” con banda sonora, filmados en el país.

Fue, como intérprete, en dichos “cortos”, precursor del videoclip.

Fue el primer artista argentino que, en roles protagónicos, filmó en Estados Unidos.

Por primera vez en la historia de la cinematografía, y en más de una sala, los operadores se vieron obligados, a pedido del público, a rebobinar la cinta y emitir nuevamente la canción.

El primer artista argentino que ha logrado trascender a nivel mundial.

El primero en cantar por radio en dúplex, en vivo (él en EEUU y sus guitarristas en Buenos Aires).

Fue el primero en grabar a dúo consigo mismo.

Ha sido el único argentino al que se le adjetivó el apellido. Adjetivación hecha como sinónimo de excelencia.

Y algo más, en lo que también ha sido él el primero:

Del 2 al 5 de octubre de 1992, la Alianza Francesa, con el título “El encuentro de dos mundos”, organizó una muestra de humor gráfico de Francia y Argentina, realizada en el Centro Cultural Recoleta.
Se expusieron obras de la Fundación Museo “Severo Vaccaro” y se realizó el primer intercambio por fax entre dibujantes de ambos países, habiendo sido un retrato de Gardel el primero en llegar a Francia, vía fax. Se trata de un dibujo de mi autoría cuyo original se encuentra en el Museo de la Caricatura y una única copia autenticada en la Galería del Café Tortoni. 

jueves, 15 de junio de 2017

EN UN BONDI COLOR HUMO


EN UN BONDI COLOR HUMO                    

Ilustración de Manuel Aranda
En un Bondi color humo,
que  al  trocén  se  dirigía,
presencié  una  fulería
que  resultó  una  función.
Vi  como  un  pobre  chabón
palpándose  la  sotana,
le  batió  a  un  punga  la  cana,
y  éste,  al  verse  acorralado,
buscaba  desesperado
aligerarse  del  paco,
fruto  digno  del  atraco
que  le  fuera  deschavado.

A  pesar  que  el  gratarola
le  dio  a  la  declamación,
no  lo  convenció  al  botón,
que  se  mostró  intransigente.
En  medio  de  tanta  gente
y  ya  frente  a  un  oficial,
teniendo  corrido  el  dial
se  le  acabó  el  reportaje,
y  al  revisarlo  de  ultraje,
en  una  forma  fulera,
lo  portaron  en  galera
y  el  bondi...  siguió  su  viaje.

Letra:  Luis  Alposta  (año  1954) 
Música:  Daniel  Melingo

jueves, 8 de junio de 2017

PIOVE EN SAN TELMO

"Domingo bajo la lluvia"  (San Telmo) - óleo de Nelly Cortizo
PIOVE  EN  SAN  TELMO
(tango)
"Lluvia nocturna en San Telmo" - fotografía de Hans Müller

Piove en San Telmo 
dulce  percanta
y  al  sol  no  brilla
la  rosa  blanca.

Piove  en  el  barrio
en  la  cheno  oscura.
Nubes  de  atorro
cubren  la  luna.

Juná  la  lluvia  en  la  yeca,
estrilando  en  la  ventana.
Juná  al  viento  y  la  neblina
que  al  ancho  río  deschavan.

Que  al  ancho  río  deschavan.
San  Telmo,  minga  de  sol.
Garúa  de  un  tiempo  viejo
cayendo  en  mi  corazón.

Letra:  Luis  Alposta
Música:  Juan  Carlos  “Tata”  Cedrón


"Piove en San Telmo" - Canta: Lidia Borda

jueves, 1 de junio de 2017

ACERCA DE ADOLPHE CÉLESTIN PÉGOUD Y SU TANGO AÉREO



Si bien los estudiosos del tango aluden con frecuencia al discurso que, en su defensa, pronunció Jean Richepin en la Academia Francesa en octubre de 1913, escasas son las referencias al aviador francés Adolphe Célestin Pégoud (1889 - 1915), quien ese mismo año maravilló a sus compatriotas con sus acrobacias aéreas. Fue el primero en volar "cabeza abajo".
En tiempos en los que el tango causaba furor en Francia, Pégoud, en una de sus habituales demostraciones, sorprendió a los asistentes diciéndoles: -"¡Je vais danser le tango aérien!"
Una publicación de la época así lo documenta:

"El público saluda nuevamente a Pégoud con grandes aplausos, mientras el aviador vuelve a subir para bailar el tango. Es un tango algo oscuro aún, que debe ser explicado poco a poco por quien está al corriente del significado que el bailarín da a sus movimientos. Es así como la caída hacia adelante es la promenade; las caídas laterales alternadas, son los pasos de lado; el avión dirigido hacia la tierra es una reverencia; vuelto hacia arriba es una actitud de arrojo, como cuando el caballero va hacia la dama con los brazos abiertos. Pero el baile aéreo no es muy sensacional: hasta ahora el tango es aún demasiado admirado en la tierra para serlo también en el cielo y Pégoud sacude nuevamente al público y le arranca gritos de admiración cuando cumple la última serie de cuatro círculos de la muerte...."  


     Pégoud fue el primero en realizar un salto en paracaídas desde un aeroplano. 
     Durante la guerra, el 31 de agosto de 1915,  fue derribado mientras interceptaba un avión de reconocimiento alemán. Tenía 26 años y fue, irónicamente, víctima de uno de sus estudiantes de la preguerra. La misma tripulación alemana dejó caer después, sobre las líneas francesas, una corona de flores. 
     Y vaya ahora en su homenaje este vals: